Entre el 55% y el 80% de nosotros , es normal ver el trabajo como algo que hay que soportar, no disfrutar. Trabajamos todo el día, luego volvemos a casa con una bebida o algo de TV, tratando de encontrar el “equilibrio trabajo-vida” correcto, asumiendo que el trabajo es sobre tolerar el estrés (y el sustento), mientras que el resto de nuestra vida es donde obtenemos de verdad: Significado y felicidad.

Luego de estudiar el curso de The Science of Happiness at Work , me encontré de que esa sensación de que trabajo y felicidad podían ir de la mano, era posible. De hecho, la evidencia de los estudios de psicología , liderazgo y gestión , e incluso la neurociencia apoya una visión diferente: que no solo es posible encontrar la felicidad en el trabajo, sino que hacerlo sin ambigüedades es bueno. 

Los empleados más felices se desempeñan mejor en todos los frentes, desde la salud cotidiana hasta la productividad y el avance profesional, y esto siempre mejora la rentabilidad de la organización en su conjunto.

Entonces, ¿cómo cambiamos nuestro pensamiento sobre la felicidad en el trabajo? ¿Y cómo podemos hacer que nuestras vidas laborales se sientan más satisfactorias, como algo que contribuye significativamente a nuestra felicidad en la vida?

Para ello seguí explorando los cursos en línea del Greater Good Science Center, y luego del curso La ciencia de la felicidad en el trabajo , organizada en edX.org (y lanzada el 4 de septiembre de 2018) al fin tuve una respuesta concreta sobre el tema. 

Los cursos cubren ideas de investigaciones que son reveladoras y, a veces, sorprendentes, y brindan lecciones prácticas para cualquier persona que quiera encontrar más felicidad en el trabajo o en toda la organización.

¿Qué significa la felicidad en el trabajo?

Desde 2014, los investigadores Dacher Keltner y Emiliana Simon Thomas han estado enseñando un curso llamado The Science of Happiness en edX.org. En él, ofrecen el siguiente retrato – respaldado por la ciencia – de las personas que son felices en la vida: les resulta fácil sentirse bien y recuperarse de la adversidad; tienen conexiones sociales cercanas y de apoyo y creen que su presencia en el mundo importa.

No consideran que la felicidad sea un estado emocional momentáneo como diversión o placer o orgullo que nos hinche el corazón, y no creen que se pueda llegar a la felicidad al juntar un flujo de experiencias positivas. Más bien, definen la felicidad como una calidad de vida global que es rica en una variedad de emociones, incluso incluyendo episodios de ira, tristeza y estrés. Si bien no es ideal que estas emociones más desafiantes duren demasiado tiempo o tengan demasiada influencia en cómo pensamos, las situaciones en las que ocurren son a menudo las que alimentan nuestro sentido más profundo de propósito y nos llevan a un contacto significativo con los demás.

Por ello, en Inwork, definimos la felicidad en el trabajo en términos similares: sentir una sensación general de disfrute en el trabajo; ser capaz de manejar con gracia los contratiempos; conectar amistosamente con colegas, compañeros de trabajo, clientes y clientes; y saber que su trabajo es importante para usted, su organización y más allá.

Con esa definición en mente, la felicidad en el trabajo resulta estar vinculada a casi todos los resultados deseables que los individuos, los lugares de trabajo y las organizaciones podrían esperar. Por ejemplo:

Entonces, ahora que conocemos la esencia y los beneficios de la felicidad en el trabajo, ¿cómo podemos fomentarla, apoyarla y construirla?

El equipo de Inwork puede ayudarte con ello. Para ello te invitamos a leer el siguiente artículo en el que te podemos decir cómo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *